Entradas de dayake

Soy quien soy. Hoy

¿Cómo le decimos a los actuales partidos políticos que no los necesitamos?

Dentro de la sociedad existen diversos gremios dedicados a múltiples labores, profesiones que han acompañado al hombre a través de los siglos y profesiones que surgen según las necesidades sociales diacrónicamente.

Estos gremios de profesionistas especialistas sobre algún tema, forjan a lo largo del tiempo una forma de pensar y actuar que se diferencia de otras por medio de la práctica y el argot (lenguaje específico utilizado por un grupo de personas que comparten unas características comunes por su categoría social, profesión, procedencia, o aficiones.).

 

Tal es el caso de los doctores, que utilizan términos de médicos que una persona sin esos conocimientos no puede entender, así, si te mencionan que un paciente necesita una nefrectomía izquierda, puede ser que no sólo te confundan sino también que te espanten (significa que te extirparán un riñón).  Seguramente si un mecánico te menciona que a tu auto se le descalibró el termostato, por tu mente pasará que te quieren ver la cara y que sólo le falta el ajuste de un tornillo. Y en otro tenor, si escuchas a un mercadólogo decir que una campaña debe buscar el word of mouth y el viral marketing para atender a un target según su nivel socio demográfico, seguro te surgirán muchas dudas de qué es lo que en realidad te está vendiendo…

 

Lo mismo sucede con la clase política, cuando escuchamos a los políticos hablar, es cómo si estuviéramos escuchando otro idioma completamente desconocido, por ejemplo; cuando algún secretario de estado menciona que se está actuando bajo la normatividad correspondiente para preservar el estado de derecho, yo me imagino que se están haciendo bien gueyes en sus labores y que tienen un listado de excusas inentendibles para la sociedad (además de utilizar lenguaje manipulador; por ejemplo “La crisis que nos vino de fuera”).

Los políticos mexicanos actúan y sirven a los intereses de quien representan: Los partidos políticos y sus grupos de poder. Desde 1920 hemos construido un sistema ineficiente (gracias al PRI), con carencias en todas sus aristas de desarrollo social, cultural, educativo y tecnológico.

El secuestro de la democracia por parte de los partidos políticos es sólo parte de la historia contemporánea de México, ya que, como lo hemos visto a través del tiempo, los sistemas inoperantes caducan tarde o temprano.

Si bien es cierto que nuestra democracia tiene apenas 20 años de una ejecución medianamente aplicada, lo verdadero es que la alternancia política se vera limitada por el sistema creado en los últimos 80 años. Ningún partido político podrá hacer los acuerdos suficientes y necesarios con la oposición para el progreso del país (véase el caso de Fox y Calderon). Por más reformas propuestas que se den, se verán limitadas por la ley que delimita su campo de acción y por los demás intereses políticos que actúan en consecuencia de la burocracia institucional que tanto nos carcome.

Entonces, ¿Para qué los necesitamos? ¿Para qué mantenerlos? ¿Para que digan que representan la voluntad del pueblo? ¿Para que reciban grandes presupuestos para alimentar sus aparatos de poder? Creo que no. Creo que no los necesitamos como son, necesitamos una nueva clase política, basados en una misma idea de progreso, desarrollo y democracia. Capaces de construir a México a largo plazo, optimizando los recursos e invirtiendo en lo verdaderamente importante: educación, seguridad y salud.

Los políticos no deberían ganar tanto dinero y deberían transformar su publicidad política (manipulación) en comunicación política (retroalimentación y diálogo), ahora que la Era de la Información está en plena madurez, en fin tantas formas diferentes y precisas de actualizar ésta sociedad en decadencia.

Para hoy

La vida se ha convertido, el destino ha cambiado.

Un tornado, un huracán, un suspiro ha cesado.

No sé en realidad por cuanto tiempo. No sé en realidad su inicio y su fin,

sólo sé que aterrizo de un cambio intenso.

2011 fue un año de mucha lucha para todo el mundo, para los mexicanos, representó un reencuentro con su pasado y su presente, la energía fluyó salvaje. Fluyó salvaje en mí.

Con mil y un aprendizajes, con decenas de causas halladas e ideologías muertas. Con renovación y encuentro, con aceptación y perdón, con carácter y miedos, con una fuerte y rápida tormenta de un año. Con un desgaste que termina por curtir al corazón y despertar la conciencia de lo que uno es.

Donde la satisfacción de la oportunidad te da plenitud y donde el sentido de la responsabilidad puede crear lo imaginable.

Aprendiendo a crear sueños aún. He vuelto a Tierra diferente. Ya nada es igual. Todo ha cambiado, todos somos diferentes. Se vislumbra en el horizonte de la incertidumbre, en aquél gran telón de la globalización un camino efímero al 2012, el año trascendental. ¿A donde me guiará este magnetismo?

He visto la energía bloquearse y liberarse, he visto un entorno cada vez más hostil.

Hoy sobrevivo más que ayer y menos que mañana, donde la ley del más “fuerte” impera.

En medio del tornado se ve mucho y tan poco, el tiempo pasa demasiado rápido convirtiendose en conflicto, los pensamientos y las energías se traspasan sin preámbulos,  y ser bueno se torna complicado.

Ahora, preparando el futuro me encuentro de forma más pura, en un camino que no puedo detener, en un río donde aprendo a nadar en contracorriente, y la imagen de mi objetivo comienza a tornearse.

Ahí, en medio de la dualidad, surge un verdadero yo.

Que contrasta, observa, pide, da y recibe, en la justa relación del Karma y el Darma que ha generado. Con alas cada vez más fuertes, regreso de mi aislamiento para proyectar esta energía de mi ser y enriquecerla.

Se abre en mí, la puerta de la ascendencia de mi energía base.

Entre el Sol y la Luna

La vida comienza

el instante termina

el ciclo regresa, la luna saluda,

el sol la espera y se despide.

Un ritual sagrado

un momento con testigos eternos;

el mar como horizonte de lo finito

el cielo como compañero noble

las rocas cósmicas, la magia de Mazunte,

y en algún lugar tu energia y la mia,

despidiendose también de su compañía

y de su realidad,

pero eso sólo nuestro cometa lo sabe.

 

Aquí la ballena y el pelicano conviven,

aquí el paraíso y la tierra se fusionan,

aquí se transforma toda energía

una puerta celestial que todo lo abre y todo lo cierra

al poder de la luna y el mar.

 

Punta Cometa 2009