¿Cómo le decimos a los actuales partidos políticos que no los necesitamos?

Dentro de la sociedad existen diversos gremios dedicados a múltiples labores, profesiones que han acompañado al hombre a través de los siglos y profesiones que surgen según las necesidades sociales diacrónicamente.

Estos gremios de profesionistas especialistas sobre algún tema, forjan a lo largo del tiempo una forma de pensar y actuar que se diferencia de otras por medio de la práctica y el argot (lenguaje específico utilizado por un grupo de personas que comparten unas características comunes por su categoría social, profesión, procedencia, o aficiones.).

 

Tal es el caso de los doctores, que utilizan términos de médicos que una persona sin esos conocimientos no puede entender, así, si te mencionan que un paciente necesita una nefrectomía izquierda, puede ser que no sólo te confundan sino también que te espanten (significa que te extirparán un riñón).  Seguramente si un mecánico te menciona que a tu auto se le descalibró el termostato, por tu mente pasará que te quieren ver la cara y que sólo le falta el ajuste de un tornillo. Y en otro tenor, si escuchas a un mercadólogo decir que una campaña debe buscar el word of mouth y el viral marketing para atender a un target según su nivel socio demográfico, seguro te surgirán muchas dudas de qué es lo que en realidad te está vendiendo…

 

Lo mismo sucede con la clase política, cuando escuchamos a los políticos hablar, es cómo si estuviéramos escuchando otro idioma completamente desconocido, por ejemplo; cuando algún secretario de estado menciona que se está actuando bajo la normatividad correspondiente para preservar el estado de derecho, yo me imagino que se están haciendo bien gueyes en sus labores y que tienen un listado de excusas inentendibles para la sociedad (además de utilizar lenguaje manipulador; por ejemplo “La crisis que nos vino de fuera”).

Los políticos mexicanos actúan y sirven a los intereses de quien representan: Los partidos políticos y sus grupos de poder. Desde 1920 hemos construido un sistema ineficiente (gracias al PRI), con carencias en todas sus aristas de desarrollo social, cultural, educativo y tecnológico.

El secuestro de la democracia por parte de los partidos políticos es sólo parte de la historia contemporánea de México, ya que, como lo hemos visto a través del tiempo, los sistemas inoperantes caducan tarde o temprano.

Si bien es cierto que nuestra democracia tiene apenas 20 años de una ejecución medianamente aplicada, lo verdadero es que la alternancia política se vera limitada por el sistema creado en los últimos 80 años. Ningún partido político podrá hacer los acuerdos suficientes y necesarios con la oposición para el progreso del país (véase el caso de Fox y Calderon). Por más reformas propuestas que se den, se verán limitadas por la ley que delimita su campo de acción y por los demás intereses políticos que actúan en consecuencia de la burocracia institucional que tanto nos carcome.

Entonces, ¿Para qué los necesitamos? ¿Para qué mantenerlos? ¿Para que digan que representan la voluntad del pueblo? ¿Para que reciban grandes presupuestos para alimentar sus aparatos de poder? Creo que no. Creo que no los necesitamos como son, necesitamos una nueva clase política, basados en una misma idea de progreso, desarrollo y democracia. Capaces de construir a México a largo plazo, optimizando los recursos e invirtiendo en lo verdaderamente importante: educación, seguridad y salud.

Los políticos no deberían ganar tanto dinero y deberían transformar su publicidad política (manipulación) en comunicación política (retroalimentación y diálogo), ahora que la Era de la Información está en plena madurez, en fin tantas formas diferentes y precisas de actualizar ésta sociedad en decadencia.

Para hoy

La vida se ha convertido, el destino ha cambiado.

Un tornado, un huracán, un suspiro ha cesado.

No sé en realidad por cuanto tiempo. No sé en realidad su inicio y su fin,

sólo sé que aterrizo de un cambio intenso.

2011 fue un año de mucha lucha para todo el mundo, para los mexicanos, representó un reencuentro con su pasado y su presente, la energía fluyó salvaje. Fluyó salvaje en mí.

Con mil y un aprendizajes, con decenas de causas halladas e ideologías muertas. Con renovación y encuentro, con aceptación y perdón, con carácter y miedos, con una fuerte y rápida tormenta de un año. Con un desgaste que termina por curtir al corazón y despertar la conciencia de lo que uno es.

Donde la satisfacción de la oportunidad te da plenitud y donde el sentido de la responsabilidad puede crear lo imaginable.

Aprendiendo a crear sueños aún. He vuelto a Tierra diferente. Ya nada es igual. Todo ha cambiado, todos somos diferentes. Se vislumbra en el horizonte de la incertidumbre, en aquél gran telón de la globalización un camino efímero al 2012, el año trascendental. ¿A donde me guiará este magnetismo?

He visto la energía bloquearse y liberarse, he visto un entorno cada vez más hostil.

Hoy sobrevivo más que ayer y menos que mañana, donde la ley del más “fuerte” impera.

En medio del tornado se ve mucho y tan poco, el tiempo pasa demasiado rápido convirtiendose en conflicto, los pensamientos y las energías se traspasan sin preámbulos,  y ser bueno se torna complicado.

Ahora, preparando el futuro me encuentro de forma más pura, en un camino que no puedo detener, en un río donde aprendo a nadar en contracorriente, y la imagen de mi objetivo comienza a tornearse.

Ahí, en medio de la dualidad, surge un verdadero yo.

Que contrasta, observa, pide, da y recibe, en la justa relación del Karma y el Darma que ha generado. Con alas cada vez más fuertes, regreso de mi aislamiento para proyectar esta energía de mi ser y enriquecerla.

Se abre en mí, la puerta de la ascendencia de mi energía base.

La magia está en las palabras

Cuando las palabras se brindan, los pensamientos seguramente ya aparecieron; intempestivos surgen y detienen la pureza del sentimiento para formar una oración. A veces compleja la sintaxis, demuestran lo que los pensamientos consideran como correcto; orgullosos y carentes de sentido pierden el poder de la sinceridad.

Debieran surgir nuestras palabras desde el corazón para hacer vivir la magia.

La magia de crear a partir de la voz, de los sonidos compartidos, del entendimiento y la comprensión. Es así como se construyen acuerdos entre los seres y los sentimientos, y nos protegemos del ego del pensamiento.

Sólo así, conectados profundamente con el corazón y la palabra, veremos surgir una nueva clase de pensamiento que no este ligada al aferramiento y al sufrimiento, y podremos respetar los acuerdos entre nuestra mente, corazón y acción, seres más congruentes consigo mismos, dispuestos a descubrir en realidad la realidad.

De verdades.

Hablando de verdad en el mundo, se pueden distinguir muchos conceptos y definiciones tratando de abarcar su significado. Y tal vez, trataremos permanentemente de definir a la verdad a través de nuestra evolución como especie en el “tiempo”.

¿Qué es la verdad?

Una difícil pregunta, no me atrevo a dar una definición, pero sí una opinión:

Creo que  la verdad, tiene que ver con muchos factores que los seres humanos tenemos y/o desarrollamos para adecuar nuestra mente a la Realidad.

Dentro de los factores que puedo distinguir están:

– La percepción de los sentidos.

– Las Facultades de la Voluntad (querer bien) y el Razonamiento  (pensar bien).

– La Inteligencia (capacidad de entender = transformar lo que ya es).

– La experiencia y el conocimiento.

– La memoria y la intuición.

– Los valores humanos, la Cultura y el Trabajo.

– Comprensión y empatía.

– Seguramente se me están escapando varios más…

 

Gracias a estos factores, nosotros obtenemos una percepción de la realidad en nuestra mente, es decir, se genera un significado y una abstracción de lo que percibimos.

En la medida en que este aprendizaje razonado, refuerce antiguos patrones o creé nuevos patrones en nuestro cerebro, descubriremos y veremos surgir la realidad como es; sin prejuicios, sin parámetros, sin creencias, sin predisposición, aceptando y entendiendo tal abstracción en su justa dimensión, espacio y lugar en un Universo aprehendido e impermanente.

Entre más vivimos, pensamos, cuestionamos, aprendemos, criticamos, sentimos, conocemos, experimentamos, leemos, compartimos, amamos,  etc.; más adecuamos nuestra mente a la Realidad a través de la vida.  Eso es la verdad.

 

¿Cuál es el principal problema que enfrenta la verdad?

El principal problema que enfrenta la verdad es el EGO y sus consecuencias: La ignorancia y el aferramiento.  Entendiendo por Ego, la sumatoria de pensamientos, palabras y acciones enfocadas a aferrarse a la idea de un “yo” . Esta idea de nosotros mismos es falsa e inasible, por que esta constituida desde un inicio, por ideas creadas, carentes de un verdadero conocimiento de nuestra propia naturaleza. Esta concepción del ego se va creando a lo largo de los años y es la causa de nuestro sufrimiento como humanos.

Trataré de explicar un ejemplo:

La política. Que su deber ser está demasiado lejos de cumplirse.

La clase política esta llena de personas que buscan sus propios intereses, corruptibles y con un poder auto proclamado para reformar las normas sociales, en un sistema ausente de practicidad y transparencia para la sociedad.

Los políticos utilizan muy bien el discurso y la dialéctica para manipular la creencia de la personas, para persuadirlas en su ignorancia y necesidades primarias. Se hacen buenos vendedores de una alterada percepción de la realidad y el dominio de la información. 

De cualquier color que se distinga en la política o tendencia ideológica, son negocios que buscan el poder y por supuesto su beneficio propio, eso es egoísmo, piensan en sus intereses, negocios, grupos de poder y no en la gente, basta con escuchar sus discursos para darse cuenta que manejan un lenguaje que ni ellos mismos entienden; poco claro, ambiguo, lleno de terminología, sofista y lejos del caló del pueblo.

Son personas que no tienen la visión necesaria para desapegarse del poder. Así, venden una mentira como verdad y ocultan la realidad misma.

No se puede hacer una generalidad de toda la clase política, pero sí un análisis de la realidad que nos aqueja como mexicanos (pobreza, educación, seguridad, partidocracia, salud, ciencia, etc.), una clase política siempre ineficiente, limitada, corrupta, ladrona, manipuladora y poderosa.

Y para no ser pesimista, espero que  el despertar de las conciencias se refleje en acciones que desconozcan a esta vieja estirpe de gobernantes arcaicos que promueven la falsa democracia e independencia de México, es momento de actuar, pensar y cuestionar.

 

Revestirse de sí mismo

Rompiendo la realidad a pedazos, aceptando que mas allá, muy dentro de mí, hay conciencia que dista de lo aprendido.

Reconocerme al espejo, como el reflejo de lo que mis ojos quieren ver. Reconocer mis pensamientos, que alegres rompen como olas; desde un océano tranquilo y energético.

Vislumbrar los sentimientos que cimbran la existencia.  Anhelar el estado de mi mente inalterada.  Integrar la verdad con los sentidos en el ejercicio absurdo de ser un ser.

Puedo platicar conmigo mismo, pero ya no estoy de acuerdo con lo que digo, el sólo hecho de saberme ignorante, repliega las justificaciones falsas de mis palabras dichas al interior de mi mente.

Soy y no se quién fui; y me visto de mí, así, desnudando la mente, partiendo desde la fantasía de descubrir y comprender cómo es que surge el justo instante de la causalidad.

Rompiendo el reloj de la existencia; existe espacio para todo, pero no para siempre.

Renovando lo que puede estar a mi lado y buscando el canal adecuado en está dimensión.

Enseñando a amar sin prejuicios, en mi soledad.

Aceptando que soy transitorio y que la brújula orienta la verdad de mí mismo.

Es así como enfrento el intempestivo egocentrismo de la ignorancia. Es así, como conquistar una cima representa; entender más a los demás y darse cuenta que serás excluido, por ser tu mismo.

Como las olas

-Movimientos irrumpen la playa. La marea azota.

– Y como las olas: despiertas, y el tiempo invisible, y la experiencia; generan conciencia de lo que haces.

– Consecuencia es el acto. Voluntad es la consumación del deseo.

– ¿Y en el mar?

– Años y años en uno sólo. En el mar hay colores.

– Mucho tiempo en un año. El mar fluye inusual.

– De colores fuertes brinda. La enseñanza de la gente.

– La realidad social.

– Energía. Frio y caliente corren.

– En la playa no puedo saber qué pasa adentro.

– Todo debe cambiar.

¿Qué es arte?

En algunos pasajes de la vida, te acercas al margen de los conceptos, quedas expuesto a espacios de razonamiento y conocimiento de la realidad. El arte es un concepto de abstracción pura, interpretando la realidad desde perspectivas subjetivas.

El arte es el gusto por algo positivo; la reacción personal – pasional y la relación estética – dinámica que presuponen una dimensión, son sólo partes del arte.
Es cierto que el arte significa expresión, forma, belleza, interpretación, creación e incluso un cierto modo de perfección (difícil de concebir, por cierto).

Y rayando en concepciones (aprehendiendo de la vida), veo al arte como cultura. Alguna vez en la carrera, en clase de filosofía, un profesor mencionó un concepto de cultura que nunca olvidaré: Cultura es todo lo que brindas a la naturaleza.

Es así como vislumbro al arte, como una forma de transformación de la naturaleza en espacios determinados culturalmente.

Considerando que todo lo anterior es sólo una hipótesis, vivo para demostrarlo y conocerlo.

Comparto este ejemplo maravilloso.

“El bloque de mármol era bello porque con él podían expresarse toda clase de formas, pero perdería esta belleza al imponerle el cincel, la belleza propia de una obra de arte. La infinitud de su potencia habrá cedido el paso a la forma única que lo terminará.
Si la obra fallase, el mármol ni siquiera sería vendible; ni siquiera sería ya un bloque “bello”. Si la obra sale bien, será en la medida en que se consiga sacar del bloque la belleza ideal de una forma, de un carácter; si a este carácter no le falta nada, la forma es perfecta, y el bloque, después de haber perdido su belleza de bloque, habrá ganado la belleza de estatua.
Por lo demás, nada impide; al artista empezar de nuevo y producir o expresar varias veces el mismo carácter, pero con la condición de que halle otros bloques de mármol.

La belleza de la forma es, pues, inagotable; puede realizarse indefinidamente en tantas estatuas cuantos sean los bloques capaces de expresarla y los escultures capaces de imprimirla. La belleza del bloque sólo es inagotable mientras no ha recibido todavía una impresión; después, se acabó…”

La Fontaine

Entonces ¿Qué es arte?

Salud y tú las traes!