La magia está en las palabras

Cuando las palabras se brindan, los pensamientos seguramente ya aparecieron; intempestivos surgen y detienen la pureza del sentimiento para formar una oración. A veces compleja la sintaxis, demuestran lo que los pensamientos consideran como correcto; orgullosos y carentes de sentido pierden el poder de la sinceridad.

Debieran surgir nuestras palabras desde el corazón para hacer vivir la magia.

La magia de crear a partir de la voz, de los sonidos compartidos, del entendimiento y la comprensión. Es así como se construyen acuerdos entre los seres y los sentimientos, y nos protegemos del ego del pensamiento.

Sólo así, conectados profundamente con el corazón y la palabra, veremos surgir una nueva clase de pensamiento que no este ligada al aferramiento y al sufrimiento, y podremos respetar los acuerdos entre nuestra mente, corazón y acción, seres más congruentes consigo mismos, dispuestos a descubrir en realidad la realidad.