De verdades.

Hablando de verdad en el mundo, se pueden distinguir muchos conceptos y definiciones tratando de abarcar su significado. Y tal vez, trataremos permanentemente de definir a la verdad a través de nuestra evolución como especie en el “tiempo”.

¿Qué es la verdad?

Una difícil pregunta, no me atrevo a dar una definición, pero sí una opinión:

Creo que  la verdad, tiene que ver con muchos factores que los seres humanos tenemos y/o desarrollamos para adecuar nuestra mente a la Realidad.

Dentro de los factores que puedo distinguir están:

– La percepción de los sentidos.

– Las Facultades de la Voluntad (querer bien) y el Razonamiento  (pensar bien).

– La Inteligencia (capacidad de entender = transformar lo que ya es).

– La experiencia y el conocimiento.

– La memoria y la intuición.

– Los valores humanos, la Cultura y el Trabajo.

– Comprensión y empatía.

– Seguramente se me están escapando varios más…

 

Gracias a estos factores, nosotros obtenemos una percepción de la realidad en nuestra mente, es decir, se genera un significado y una abstracción de lo que percibimos.

En la medida en que este aprendizaje razonado, refuerce antiguos patrones o creé nuevos patrones en nuestro cerebro, descubriremos y veremos surgir la realidad como es; sin prejuicios, sin parámetros, sin creencias, sin predisposición, aceptando y entendiendo tal abstracción en su justa dimensión, espacio y lugar en un Universo aprehendido e impermanente.

Entre más vivimos, pensamos, cuestionamos, aprendemos, criticamos, sentimos, conocemos, experimentamos, leemos, compartimos, amamos,  etc.; más adecuamos nuestra mente a la Realidad a través de la vida.  Eso es la verdad.

 

¿Cuál es el principal problema que enfrenta la verdad?

El principal problema que enfrenta la verdad es el EGO y sus consecuencias: La ignorancia y el aferramiento.  Entendiendo por Ego, la sumatoria de pensamientos, palabras y acciones enfocadas a aferrarse a la idea de un “yo” . Esta idea de nosotros mismos es falsa e inasible, por que esta constituida desde un inicio, por ideas creadas, carentes de un verdadero conocimiento de nuestra propia naturaleza. Esta concepción del ego se va creando a lo largo de los años y es la causa de nuestro sufrimiento como humanos.

Trataré de explicar un ejemplo:

La política. Que su deber ser está demasiado lejos de cumplirse.

La clase política esta llena de personas que buscan sus propios intereses, corruptibles y con un poder auto proclamado para reformar las normas sociales, en un sistema ausente de practicidad y transparencia para la sociedad.

Los políticos utilizan muy bien el discurso y la dialéctica para manipular la creencia de la personas, para persuadirlas en su ignorancia y necesidades primarias. Se hacen buenos vendedores de una alterada percepción de la realidad y el dominio de la información. 

De cualquier color que se distinga en la política o tendencia ideológica, son negocios que buscan el poder y por supuesto su beneficio propio, eso es egoísmo, piensan en sus intereses, negocios, grupos de poder y no en la gente, basta con escuchar sus discursos para darse cuenta que manejan un lenguaje que ni ellos mismos entienden; poco claro, ambiguo, lleno de terminología, sofista y lejos del caló del pueblo.

Son personas que no tienen la visión necesaria para desapegarse del poder. Así, venden una mentira como verdad y ocultan la realidad misma.

No se puede hacer una generalidad de toda la clase política, pero sí un análisis de la realidad que nos aqueja como mexicanos (pobreza, educación, seguridad, partidocracia, salud, ciencia, etc.), una clase política siempre ineficiente, limitada, corrupta, ladrona, manipuladora y poderosa.

Y para no ser pesimista, espero que  el despertar de las conciencias se refleje en acciones que desconozcan a esta vieja estirpe de gobernantes arcaicos que promueven la falsa democracia e independencia de México, es momento de actuar, pensar y cuestionar.

 

Anuncios